AceiteDe

Un protector térmico para el cabello como el aceite de argán actúa de forma natural acondicionando el cabello y previniendo la sequedad de la piel, por lo que sus efectos son beneficiosos y su facilidad de uso lo hace adecuado para su uso en cabello seco y seco.

Aunque ya lo dijimos en otra ocasión, el aceite de argán tiene muchas propiedades cosméticas, entre ellas las siguientes:

Aceite de argán para cabello graso

El lavado provoca un aumento de la producción de sebo y el papel del sebo es proteger el cuero cabelludo. Así, cuanto más champú utilicemos, más tendremos que cuidar nuestro pelo.

Aceite de argán para el pelo graso

Evita el daño de la plancha de tu cable, ¿qué más tu puedes hacer?

Sabemos que el uso de herramientas para alisar o peinar el cabello es casi obligatorio durante un evento especial o en la vida cotidiana. Estos ayudan a conseguir una melena más manejable y de aspecto agradable. Sin embargo, es fundamental no olvidar aplicar los tips que te hemos detallado en la lista anterior para evitar los daños de la plancha en tu cabello.

Además de esta, existen otras prácticas que puedes realizar para este fin. Por ejemplo, espera hasta que tu cabello esté seco y usa aceite de argán después del alisado para restaurar el brillo y reducir el frizz. Además, es fundamental regular la temperatura y no superar los 190°C, para evitar quemaduras.

Recuerda que la salud del cabello es lo primero.

El aceite de argán como desmaquillante

Una de las mejores formas de aprovechar todo esto es utilizar un producto elaborado íntegramente con aceite de argán ecológico, que puedes encontrar en multitud de comercios . Lo utilizaremos como primer paso de la doble limpieza: tomar un poco con las manos y aplicarlo en seco sobre el rostro, como si fuera un aceite limpiador o un bálsamo. Masajee suavemente hasta que todo el maquillaje se disuelva y enjuague con agua tibia por un tiempo antes de cambiar a un limpiador a base de agua.

¿Cuáles son los beneficios del aceite de Argán para el cabello?

El cabello que carece de la cantidad necesaria de ácidos grasos omega 3 y vitaminas A y E tiende a ser seco, quebradizo y propenso a la rotura. El omega-3 en el aceite de argán ayuda a mantener el cuero cabelludo y el cabello hidratados. La vitamina A, por otro lado, es necesaria para la producción de sebo (un aceite natural que se encuentra en el cabello y la piel y actúa como acondicionador), mientras que la vitamina E ayuda a proteger el cabello del daño ambiental.

Se cree que comer alimentos que contengan estos ingredientes esenciales y aplicar constantemente aceites ricos en nutrientes puede ayudar a mejorar la textura del cabello. El aceite de argán, en particular, cumple esta función porque tiene varios beneficios: nutre e hidrata el folículo y el tallo del cabello, suaviza las cutículas dañadas y restaura el brillo.